No hay nada más noble y más bello que preocuparse por los demás y hacer  algo por ellos, por mínimo que sea.

La felicidad también se puede hallar cuando se actúa en beneficio de los otros: vecinos, compañeros de estudio op de trabajo, cuando se hace algo por la colonia, la colectividad, el pueblo. o el país.

Estos actos nos reivindican como género humano, forman comunidad, construyen ciudadania y hacen de este mundo un lugar un poco mejor.