Editorial del periódico Regeneración CDMX, edición abril

No obstante, las críticas sistemáticas de varios medios de difusión- prensa, radio y televisión- acerca del ataque a la Pandemia que vivimos por parte de las autoridades del país, el número de muertos, infectados y con problemas va a la baja y la cantidad de vacunas que se necesitará para inmunizar a la población sube constantemente (más que en otros países).

Es cierto que han existido tropiezos y errores, no podría ser de otra manera ante una nueva enfermedad mundial tan perniciosa, aunque los esfuerzos gubernamentales han ido reforzándose en todos los órdenes.

Actualmente, en la Ciudad de México, encontramos no sólo una atención bastante completa en los lugares donde se inyecta el antídoto que se necesita. Incluso en varias alcaldías ya se proporcionará la segunda dosis de las vacunas requeridas.

El esfuerzo de jóvenes, servidores públicos, encargados de la salud y hasta las fuerzas del orden ha sido ejemplar, ya que no han existido quejas de excesos graves o trampas.

La atención a la población de todos los estratos sociales es general y pareja, sin ninguna discriminación. Ha existido, eso sí, atención prioritaria a quienes no tienen buena movilidad, van en condiciones precarias, no encuentran a sus familiares o padecen dificultades graves de salud.

No podría ni debería ser de otra manera. La propuesta gubernamental es tratar de resolver un problema general para el bien de todos, algo indispensable en este tipo de padecimientos.

Estamos en un momento donde puede venir un rebrote del virus, por lo que es necesario no bajar la guardia y que la población atienda las indicaciones de siempre: evitar aglomeraciones, distancia necesaria entre individuos, cubrebocas, gel y lavado frecuente de manos.

La autoridad, por su parte, dará los elementos necesarios para el cuidado general.

De esta batalla, seguramente, todos saldremos más fortalecidos y entenderemos, claramente, que la solidaridad de todos es indispensable para un futuro mejor y más colaborativo. La esperanza depende del apoyo de cada uno de nosotros.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>